domingo, 22 de julio de 2012

La crítica del dibujante: Justice League Dark



¿Es posible atrapar a John Constantine, Zatanna, Dead Man y Shade en la misma colección? Cualquier lector con un mínimo de tablas diría que sí, ya que es algo que en Vertigo se ha conseguido en más de una ocasión: no faltan para ello crossovers y team-ups, aunque es posible que sus participantes no se aguanten entre sí más allá de cuatro o cinco números. Recordad o volved a echar un ojo a aquella mítica miniserie titulada Trenchcoat Brigade y sabréis a lo que me refiero: los "superhéroes" de Vertigo son personajes solitarios, atormentados, casi malditos, y prefieren disfrutar de su maldición con la menor compañía posible.

El problema es que hemos asistido hace relativamente poco al nacimiento de un nuevo universo DC. Uno en el que todo (al menos durante unos meses si las ventas acompañan) es posible. Frente a grandes amenazas de origen místico, no es suficiente una Liga de la Justicia: Superman no puede oler la magia. Batman ni siquiera cree en ella. Se necesita a un grupo de gente especial: a una Liga de la Justicia diferente, una Liga de la Justicia Oscura.

Ilustrado por el peculiar arte de Mikel Janin, a veces sobrado de referencias digitales (Poser, Daz3d) y en otras con geniales ejecuciones de página, Peter Milligan hace lo que mejor se le da: jugar con cada personaje, incluido su Shade (no en vano lo escribió durante los noventa unos seis años, 1990-96), y demostrarnos que ni son superhéroes ni quieren serlo. Estarían mejor yendo cada uno por su camino. Pero menuda lían si se juntan: son capaces de poner el mundo patas arriba si se lo proponen. Y nosotros que, seguro, lo disfrutaremos.

1 comentario:

  1. Pues la reseña me ha hecho decidirme
    Gracias!

    ResponderEliminar